Sic Transit Gloria Mundi

¿Qué es Sic transit gloria mundi? 

Definición

Sic transit gloria mundi es una locución latina y tópico literario. Significa Así pasa la gloria del mundo y se refiere a todas esas situaciones en las que se pone de manifiesto lo caducos que son los éxitos, los triunfos y los bienes mundanos. Es equiparable a otras tantas locuciones como Memento mori o Vanitas vanitatis, todas ellas pretenden recordarnos que todo lo de este mundo tiene fecha de caducidad, sobre todo nosotros mismos. 

Concepto

El concepto de Sic transit gloria mundi tiende a usarse cuando se habla de la gloria más mundana, por tanto, en la literatura la palabra gloria, usada en este sentido mundano, suele referirse a logros políticos, bélicos o económicos, incluso, también se usa para hablar del éxito artístico. En definitiva la gloria mundana se opone a la gloria celestial, tal y como se entendía en la Edad Media y en el Barroco, había una clara oposición entre los bienes pasajeros y los que eternos del cielo. 

Posible origen

Caelum et terra transibunt, verba vero mea non praeteribunt (Mateo 25; 35)

Todo apunta a que la frase proviene literal de Imitación de Cristo, de Tomás de Kempis. Pero sin duda también tienen su eco en la frase del evangelio “Caelum et terra transibunt, verba vero mea non praeteribunt”: el cielo y la tierra pasarán, mas mis palabras no pasarán. Esta es una frase en la que Jesús opone lo mundano a sus palabras, que son trascendentes.

El tópico gusta mucho a los autores del barroco, porque tuvieron lugar muchas guerras, sobre todo guerras de religión, y el mundo tomaba un aspecto decadente. Era común usar estos tópicos, no sólo en la poesía, sino también en la pintura. Muchos bodegones se decoraban con calaveras, frente a las frutas frescas, las joyas. El cuadro debía mostrar al espectador la vanidad del mundo.

Sic transit gloria mundi

En España, en concreto, después de la etapa de esplendor y de poder de Carlos V y Felipe II, vino una etapa de crisis, en la que el Imperio estaba en caída libre hacia la decadencia. Es por esto que muchos autores barrocos en España expresaron ese malestar a través de este tópico literario, como Quevedo o Góngora en la poesía, o Valdés del Leal o Pacheco en la pintura.

Ejemplos de “Sic transit Gloria Mundi”

Desde tiempos inmemoriales, la poesía se ha planteado qué es todo aquello que merece la pena ser vivido, aquello que es más trascendente y, sobre todo, aquello que menos merecía la pena, aun cuando pareciera que era algo valioso. El ejemplo escogido para contemplar este tópico en acción es un soneto de Francisco de Quevedo

Buscas en Roma a Roma, ¡oh peregrino!,
y en Roma misma a Roma no la hallas:
cadáver son las que ostentó murallas,
y tumba de sí propio el Aventino.

Yace, donde reinaba el Palatino;
y limadas del tiempo las medallas,
más se muestran destrozo a las batallas
de las edades, que blasón latino.

Sólo el Tíber quedó, cuya corriente,
si ciudad la regó, ya sepoltura
la llora con funesto son doliente.

¡Oh Roma!, en tu grandeza, en tu hermosura
huyó lo que era firme, y solamente
lo fugitivo permanece y dura.

Este poema de Quevedo viene a alabar la grandeza pasada del Imperio Romano, sin olvidar la decadencia presente: pues, ¿qué queda del Imperio? Cuando Quevedo escribe estos versos, en pleno sigli XVII, Roma solo era un Imperio religioso que perdía adeptos y poder político.

Quevedo afirma que de aquella antigua Roma, ya solo queda el río Tíber. El río, en tanto que nunca es el mismo porque siempre fluye, es la imagen de lo fugitivo y es paradóojico que sea lo único que permanece de esa época tan antigua. No valieron de nada los edificios, las murallas, todo ha ido menguando con el tiempo. Todos aquellos edificios que eran símbolo de la gloria del Imperio ya no son nada.

De alguna forma, Quevedo probablemente se esté doliendo por el fin del Imperio español que ya se paladeaba en su época, aunque no se sufrió plenamente hasta más adelante. La gloria del mundo pasa, es una verdad permanente.

 

 

 

Jaime A. Perez Laporta

Graduado en Humanidades por la UPF, profesor y poeta de la derrota. Redactor en este gran proyecto de EsPoesia. La literatura es fundamental para decir lo mismo, pero mejor
Cerrar menú
Right Menu Icon