Érase un hombre a una nariz pegado

Encuentra a continuación un comentario al poema. Francisco de Quevedo es uno de los grandes poeta españoles y nos presenta aquí un poema satírico:

SONETO

Érase un hombre a una nariz pegado,
Érase una nariz superlativa,
Érase una alquitara medio viva,
Érase un peje espada mal barbado;

Era un reloj de sol mal encarado.
Érase un elefante boca arriba,
Érase una nariz sayón y escriba,
Un Ovidio Nasón mal narigado.

Érase el espolón de una galera,
Érase una pirámide de Egito,
Los doce tribus de narices era;

Érase un naricísimo infinito,
Frisón archinariz, caratulera,
Sabañón garrafal morado y frito.

COMENTARIO A UNA NARIZ

Es uno de los mejores poemas y un buen ejemplo de poesía satírica de Quevedo. Al mismo tiempo, nos muestra la gran capacidad de expresión que tiene el poeta español del Siglo de Oro. Es un poema que utiliza en gran parte la comparación y la hipérbole para darle una mayor expresión que va in crescendo.

El poema no necesita comentario alguno pues la sencillez con la que se expresa el poeta ha ayudado ha convertirlo en un poema popular, con una gran circulación e incluso con variaciones del mismo.

Volver a los poemas de Francisco de Quevedo

Xavier Roca

Director y fundador de la plataforma cultural EsPoesía. Profesor, infatigable estudiante y apasionado por la cultura. Investigador (R1) en el programa Ramón y Cajal (2016-18). Graduado en humanidades por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.
Cerrar menú
Right Menu Icon