SONETO LXXXV

Quien dize que’l ausencia causa olvido
merece ser de todos olvidado.
El verdadero y firme enamorado
está, cuando stá ausente, más perdido.

Abiva la memoria su sentido;
la soledad levanta su cuidado;
hallarse de su bien tan apartado
haze su desear más encendido.

No sanan las heridas en él dadas
aunque cese’l mirar que las causó,
si quedan en el alma confirmadas.

Que si uno’stá con muchas cuchilladas,
porque huya de quien l’acuchilló,
no por eso serán mejor curadas.

Xavier Roca

Director y fundador de la plataforma cultural EsPoesía. Profesor, infatigable estudiante y apasionado por la cultura. Investigador (R1) en el programa Ramón y Cajal (2016-18). Graduado en humanidades por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.
Cerrar menú
Right Menu Icon