¿Qué es el eufemismo? Definición y ejemplos.

Los eufemismos son recursos que empleamos para ser “políticamente correctos” en un entorno social y no ofender a un individuo o colectivo. Decimos que el eufemismo es una figura retórica porque la empleamos a modo de “rodeo”, la usamos para no decir directamente aquello que queremos hacer entender. En esta página encontrarás una definición ajustada de este recurso y algunos ejemplos representativos.

Definición de eufemismo RAE

La Real Academia de la lengua Española tiene una definición de eufemismo que se ajusta bastante bien al concepto de la misma. En primer lugar, nos indica que se trata de una palabra masculina que proviene del latín y este a su vez del griego εὐφημισμός. Supongo que, por su sentido, debe ser un recurso empleado desde antaño con una finalidad social, tal como parece indicarnos la RAE.Definición de eufemismo RAE, tipos de eufemismo, significado de eufemismo, clases de eufemismo, concepto de eufemismo, eufemismo figura retórica, eufemismo, eufemismo de muerte, eufemismo ejemplos

El eufemismo, pues, es una forma de entrar a dialogar o ofrecer un aporte de forma “suave” para no herir ninguna sensibilidad. Este recurso es ampliamente usado en la prensa (radio, televisión…) y cada vez más entre el resto de la población.

Diferencia entre tabu y eufemismo




La diferencia entre un tabú y un eufemismo no parece ser muy grande pero, si nos detenemos a estudiar al detalle cada significado, observaremos pequeños detalles que marcan una gran diferencia. 

Tal y como hemos dicho, el eufemismo es la sustitución de una palabra o expresión por otra que no hiera sensibilidades. Podemos hablar de “moros”, aunque es mejor a día de hoy hablar de “musulmanes”. En ocasiones, y por ignorancia, se habla de “moros” como aquellos que abrazan la fe del Islam cuando, en realidad, no es su significación real. Por ello, esta gente suele utilizar el término con una connotación peyorativa y su forma eufemística sería la de “musulmanes”.

El tabú, en cambio, son palabras o temas prohibidos en tanto que están considerados moral y socialmente inaceptables. El tabú tiene distintos grados y puede ser que una pequeña sociedad tenga unos que no son compartidos por el resto, como en la familia. Cada colectivo, en el fondo, tiene algunos temas de los que no pueden hablarse. Romper un tabú es una expresión que se usa cuando alguien se salta esta norma “no escrita”. 

Algún ejemplo de Tabú podría ser el de hablar de política en la cena de navidad familiar, tratar temas religiosos con quien no está de acuerdo en hacerlo o decir palabrotas. Todo ello, como decimos, suele ser un “acuerdo” no hablado de cada colectivo.

Ejemplos de eufemismo como figura literaria

Encontramos muchas clases de eufemismo. En ocasiones, no has pensado nunca que existían hasta que te encuentras en la situación, por ejemplo, de dar el pésame a alguien. Por ello, daremos algunos ejemplos de eufemismo en función de los tipos que hemos seleccionado.




  • Muerte

Puedes encontrarte en la delicada situación de dar el pésame a un ser querido o, incluso, de tener que anunciar a alguien que una persona que vivía ya no lo hace, ha muerto. La palabra “muerte” puede retumbar muy fuerte en el interior de una persona y estremecer su propio corazón. Por ello, hay estrategias eufemísticas que evitan este mal trago.

En vez de decir que alguien ha muerto, se puede decir que alguien ha fallecido o ha perdido la vida. Además, suele acompañarse de algún adverbio como “desgraciadamente” o “muy a nuestro pesar”. ¡También es cierto que la persona entiende más tus intenciones que no tus formas! No te preocupes, este eufemismo es meramente protocolario. 

  • Físico

Estos casos son delicados en función de la situación anímica o aceptación de la otra persona. En general, estos eufemismos parten de un prejuicio hacia una persona o un colectivo. Podemos decir que en la escuela se emplea la forma no-eufemística de “gordo”, por ejemplo, y de mayores nos vemos en la obligación de encontrar una forma más delicada de hablar del peso de una persona. (¡CUIDADO! Puede ser TABÚ, mayoritariamente en mujeres).

Si hablamos de gordos —disculpad— hablaremos de personas fondonas o regorditas. Efectivamente, los diminutivos son de gran ayuda para hablar de temas eufemísticos. Un “enano” es una personita o una persona de baja estatura. Un tetraplégico es un minusvalido (NO INVALIDO), etc. La idea ha quedado clara, creo. 




  • Situación

Esta clase de eufemismo puede llegar a ser tan delicado como el primero que hemos tratado. La situación personal de cada persona debe tratrse con tacto y para ello también se usan eufemismos. Si hablamos de un “pobre” no decimos que es una persona que no tiene nada que comer, decimos que es una persona con bajos recursos. Si estamos ante un viejo, no lo llamamos así sino que hablaremos de una persona en su edad de oro o entrada en años. Si nos referimos a que una empresa a echado a la calle (despedido) a diez personas, diremos que han hecho reducción de plantilla. 

Este recurso se ha empleado durante la crisis económica del 2008 cuando los políticos decían que la economía “desacelera” en vez de decir que va de mal a peor. ¿Se entiende la idea? ¡Perfecto!




Habrá más clases, formas y situaciones en las que deberemos usar eufemismos para tratar ciertos temas delicados. En vuestra mano está escoger las palabras adecuadas o “políticamente correctas” para cada uso. 

Xavier Roca

Director y fundador de la plataforma cultural EsPoesía. Profesor, infatigable estudiante y apasionado por la cultura. Investigador (R1) en el programa Ramón y Cajal (2016-18). Graduado en humanidades por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.
Cerrar menú
Right Menu Icon