La lírica popular

En la poesía medieval española coexisten dos tipos de lírica, la castellana y la galaico-portuguesa, diferenciadas por su forma y por la temática. La forma castellana consta generalmente de un estribillo o villancico inicial glosado en estrofas, al final de las cuales se repite todo o parte del estribillo, mientras que en la forma gallega el molimiento lírico, dice Menéndez Pidal, parte de la estrofa y los versos son, casi siempre, paralelísticos, aunque rimen entre sí. Véanse estos dos ejemplos.  

Lindos ojos habéis, señora,
de los que se usaban agora.
Vos tenéis los ojos bellos,
y tenéis lindos cabellos,
que matáis con sólo vellos
a quien de vos se enamora.
Lindos ojos habéis, señora,
de îos que se usaban agora

¡Ay flores, ay flores do verde pino,
si sabedes novas do meu amado?
¡Ay Deu! ¿E hu é?
iAy flores, ay flores do verde ramo,
so sabedes novas do meu amado?
¡Ay Deu! ¿E hu é?

Los orígenes de ambas líricas han sido muy discutidos, queriéndolos encontrar unos en la lírica provenzal, que tanta influencia ejerció en Europa, y otros, en una lírica árabe de carácter popular, sobre todo en la forma estrófica conocida con el nombre de zéjel, especie de cancioncilla que constaba de un estribillo inicial, seguido de una estrofa o varias, de tres versos monorrimos, seguidos, a su vez, de otro que rima con uno o los dos del estribillo, como en el ejemplo anterior. También hay quien deriva la lírica europea romance de los himnos o secuencias de la Iglesia, opinión que parece ser la firme, aunque, por otra parte, es evidente el influjo de los trovadores provenzales y del zéjel árabe. 

Quizás te interesa…

Poesía trovadoresca

Jarchas: poesía mozárabe

Los cancioneros galaico portugueses

Se nos han conservado tres famosos cancioneros que contienen abundantes cantigas galaico-portuguesas. Son los conocidos con los nombres de Cancionero de la Vaticana, de Ajuda y de Collocci-Brancuti, y contienen las más antiguas muestras de la lírica peninsular. Los poemitas se clasifican ordinariamente en tres grandes grupos: 

  1. Cantigas de escarnio, poesía satírica
  2. Cantigas de amor o de Indino, generalmente lamentaciones amorosas 
  3. Cantigas de amigo, llamadas así por la repetición de la voz amigo. 

Los poetas más importantes de estos Cancioneros son Paio Gómez Charíño, Joan Zorro, Martín Codax, el mismo rey Don Dionis, Meendiño, y otros.

Canciones castellanas

Las canciones castellanas no tuvieron la fortuna de las galaico-portuguesas, ya que no se recogieron en cancioneros. Por restos posteriores se han podido estudiar algunos tipos, como las serranillas, derivadas, las más antiguas, de villancicos propios de caminantes por la montañas o de las pastourelles francesas. Hubo también cantos de primavera, como las llamadas mayas y marzas; cantos de siega, de boda, etcétera. Lope de Vega reúne en sus comedias un verdadero cancionero de este tipo de lírica popular. Berceo nos ha conservado el más antiguo canto de vela o centinela en su poema el Duelo de la Virgen.

La Razón feita de amor 

La Razón feita de amor es un poemita de principios del siglo XIII, copiado por un Lupus de Moros, que narra delicadamente el encuentro de dos enamorados en un jardín. Enlazado con esta parte se encuentra un debate, Denuestos del agua y el vino, de carácter burlesco, imitación de alguno de los muchos debates franceses. Además de este debate o disputa, se conservan el de Elena y María y el posterior del Alma y el Cuerpo. Otros poemas de origen francés son la Vida de Santa María Egipciaca, de mediados del siglo XIII, y el Libre deis tres Reys d’Orient, de muy corta extensión, en versos irregulares, con algunos aragonesismos en la lengua.