Rubén Darío: Poemas, biografía y obras

Rubén Darío fue un poeta, periodista y político nicaragüense. Es considerado uno de los máximos representantes de la literatura modernista en lengua española. Conocido también bajo el sobrenombre de «príncipe de las letras castellanas», fue uno de los autores con mayor influencia en las letras castellanas durante el siglo XX. 

Poesía y obras de Rubén Darío

Las obras de Rubén Darío son aquellas a las que han lelvado al poeta nicaragüense a tan alto reconocimiento en literatura de lengua española. A continuación, tenéis algunos de los poemas más conocidos de Rubén Darío:

Biografía de Rubén Darío

Félix Rubén García Sarmiento, más conocido como Rubén Darío, nació en una ciudad de la República de Nicaragua el 18 de enero de 1867. Estudió en una escuela en Nicaragua de formación humanística y destacó desde su niñez por su facilidad para con la escritura y la lectura. 

El joven Darío escribía en un periodico local desde una edad precoz y con catorce años ya realizaba actividades periodísticas en varios medios de comunicación. Con tan solo quince años viajó a El Salvador y es bien recibido bajo la protección del propio presidente del lugar, Rafael Zaldívar, y aprendió el verso alejandrino francés que intentaría adaptar a la métrica castellana junto al modernismo que en aquel momento empezaría a avivarse. 

Años más tardes, en 1883, con tan solo veintinueve años se traslada a Chile donde continúa su labor de periodista en distintas editoriales periodísticas y entra en contacto con Pedro Balmaceda Toro, quien le enseñará más adelante algunos círculos literarios, sociales y políticos que le llevarían a publicar la primera antología de poemas «Abrojos» (1887).

En 1888 publica en Valparaíso el poemario «Azul», que será el punto de partida del Modernismo en la literatura de Rubén Darío. La fama que extrae de esta antología, le permite obtener una ocupación como corresponsal en el periódico «La Nación» de Buenos Aires.

En 1889 se fue a vivir a distintos países de Centroamérica hasta los próximos cuatro años, ejerciendo como periodista mientras sigue la redacción de otros poemas. En el año 1892 viaja a Europa, y en España (Madrid) actúa como miembro de la delegación diplomática de Nicaragua. Esta será la oportunidad para que conozca a diferentes escritores en lengua castellana y francesa (en París) y varios ambientes distinguidos y bohemios de las distintas ciudades.

Durante los próximos años, residirá en Buenos Aires (1893) donde publicará una de las obras que le dará más reconocimiento: Prosas profanas y otros poemas. La publicación de esta obra supondrá la entrada definitiva de nuestro protagonista dentro del Modernismo literario en lengua castellana.

Ya con cierto reconocimiento, el diario «La Nación», de Buenos Aires, le mandará como corresponsal a España, desde donde redactará otra de las obras más célebres de Rubén Darío: España contemporánea. Crónicas y retratos literarios, publicada en el año 1901, recién entrado el siglo XX. A lo largo de estos años en el que estará por Europa, conocerá a otros autores contemporaneos como Juan Ramón Jiménez, Ramón María del Vale-Inclán o Antonio Machado

En 1903 es nombrado cónsul de Nicaragua en París. En 1905 se desplaza a España como miembro de una comisión nombrada por el gobierno nicaragüense, con el fin de resolver una disputa territorial con Honduras, y ese año publica el tercero de los libros capitales de su obra poética: «Cantos de vida y esperanza, los cisnes y otros poemas», editado por Juan Ramón Jiménez.

En 1906 participa, como secretario de la delegación nicaragüense, en la Tercera Conferencia Panamericana que tuvo lugar en Río de Janeiro. Poco después es nombrado ministro residente en Madrid del gobierno nicaragüense de José Santos Zelaya hasta febrero de 1909. Entre 1910 y 1913 pasa por varios países de América Latina y en estos años redacta su autobiografía, que aparece publicada en la revista «Caras y caretas» con el título «La vida de Rubén Darío escrita por él mismo», y la obra «Historia de mis libros», esencial para el conocimiento de su evolución literaria.

En 1914 se instala en Barcelona, donde publica su última obra poética de importancia, «Canto a la Argentina y otros poemas». Al estallar la Primera Guerra Mundial viaja a América y, tras una breve estancia en Guatemala, regresa definitivamente a León (Nicaragua), donde fallece.

Cerrar menú
Right Menu Icon