Nunca fue ni será mío

Nunca fue ni será mío.
Es de él mismo.
La vida callada dadora de mundos,
lo que más importa es la no ilusión.
La mañana Nace,
los rojos amigos,
los grandes azules,
hojas en las manos,
pájaros ruideros,
dedos en el pelo,
nidos de palomas,
raro entendimiento de la lucha hermana,
sencillez del canto de la sinrazón,
locura del viento en mi corazón.
Dulce xocolatl del México antiguo,
tormenta en la sangre que entra por la boca.
Compulsión,
augurio,
risa
y dientes finos,
agujas de perla
para algún regalo de un siete de julio.
Lo pido,
me llega,
canto,
cantando,
cantaré desde hoy
nuestra magia, amor.

Luis Gaspar

Humanista y jurista. Abordo la escritura como instrumento de transformación social. Reivindico la fe como epistemología para alcanzar una verdad. No tolero las falacias ad hominen ni la lactosa. Creo en la existencia de una naturaleza humana, inclinada a la corrupción pero esencialmente buena. Optimista incansable. Sueño con una política que sirva a la sociedad y no al revés.
Cerrar menú
Right Menu Icon