Perdóname por ir así buscándote

Poema Perdóname por ir así buscándote

A continuación ofrecemos el poema “Perdóname por ir así buscándote” de Pedro Salinas:

Perdóname por ir así buscándote
tan torpemente, dentro
de ti.
Perdóname el dolor, alguna vez.
Es que quiero sacar
de ti tu mejor tú.
Ese que no te viste y que yo veo,
nadador por tu fondo, preciosísimo.
Y cogerlo
y tenerlo yo en alto como tiene
el árbol la luz última
que le ha encontrado al sol.
Y entonces tú
en su busca vendrías, a lo alto.
Para llegar a él
subida sobre ti, como te quiero,
tocando ya tan sólo a tu pasado
con las puntas rosadas de tus pies,
en tensión todo el cuerpo, ya ascendiendo
de ti a ti misma.
Y que a mi amor entonces le conteste
la nueva criatura que tú eras.

Diccionario Semántico

  • Nadador: aquel que se sumerge en la personalidad de una persona, bucea por lo más hondo. En busca de todos los recovecos de la personalidad, con el objetivo de encontrar la esencia de una persona.
  • Árbol: lo propio de un árbol es tener raíces (pasado) que se hunden en el suelo. A la vez, se erige hacia el cielo (futuro) buscando la luz del sol (símbolo de la razón y del entendimiento).
  • Trepar por el árbol: es una imagen metafórica muy gráfica donde la amada se ha de esforzar por alcanzar la luz. Para sacar su mejor “ser” es imprescindible el esfuerzo. Si quiere llegar a poseer la luz, el conocimiento, tendrá que poner en “tensión todo el cuerpo”.




Comentario Perdóname por ir así buscándote de Pedro Salinas

El tema del poema es el amor como fuente de conocimientotransformación a la persona amada.

Perdóname por ir así buscándote. Pedro Salinas.
Bucear en el alma de una persona es una empresa arriesgada. Por eso, el amor, que te empuja a semejante empresa, ha sido calificado en la literatura como “una locura”.

La primera frase resume el poema. Es una disculpa por buscar en la persona amada sacar “su mejor ser”. El amor que plantea Salinas tiene sed de transformación. No es egoísta. No busca utilizar a la otra persona y desecharla. Todo lo contrario, quiere poseerla, vivir junto a ella. Extraer su mejor versión:

Perdóname el dolor, alguna vez.
Es que quiero sacar
de ti tu mejor tú.

Es una afirmación muy poderosa. Es querer a la otra persona por su esencia, no por su aspecto, su posición económica o inteligencia. Por supuesto, estos últimos son elementos que pueden haber atraído en un primer momento, sin embargo, acabado el enamoramiento empieza el amor maduro. Ese amor que no tiene miedo de enfrentarse al dolor y renunciar al placer por la persona amada.

Perdóname por ir así buscándote. Pedro Salinas. Amor maduro.
El amor maduro es el que permite decir un “sí” que dure toda la vida.

¿Y si no estás hecho para la otra persona y la quieres?

La búsqueda de Salinas de “tu mejor tú” es exigente. Una persona que sabe amar ha de tomar la decisión de permitir que el ser humano al que ama vuele: aunque eso implique tener que cortar la relación. No tiene que ser el caso, pero si se dan las circunstancias y la principal piedra para que “escale la amada” eres tú: el supremo acto de amor es apartarte.




En caso contrario, si eres la persona capaz de “sacar el mejor tú” del ser amado tu deber es exigirle, con delicadeza y plena libertad, que se esfuerce:

Para llegar a él
subida sobre ti, como te quiero,
tocando ya tan sólo a tu pasado

Si dejas que esa persona se estanque y no mejore entonces no la estás queriendo. Puedes sentir que la quieres, estar bien a su lado. Sin embargo, el amor es mucho más que un sentimiento y se ama en la medida en que se actúa buscando el bien del amado.

Perdóname por ir así buscándote. Pedro Salinas. La voz a ti debida.
Un amor que actúa y transforma al ser amado en su mejor versión.

No es fácil

Pedro Salinas no dice en ningún momento que sea fácil. Ni mucho menos. Buscar el bien del otro a veces acarreará discusiones, momentos de profunda sinceridad y de conocimiento mútuo. De ahí las palabras de Salinas “Perdóname el dolor, alguna vez”.

Lo fácil, cuando estás bien con una persona, es “dejarla ser”. Y hay que dejar ser, por supuesto, pero procurando que sea la mejor versión. Si comete un error la persona amada tiene que poder contar contigo, y al revés.

La persona amada ha de ser libre




Pedro Salinas no obliga a su amada a “ser su mejor ella”, todo lo contrario, le acompaña en el viaje. Salinas le muestra el objetivo al que ha tenido acceso mediante el amor y la razón (la luz):

Y cogerlo
y tenerlo yo en alto como tiene
el árbol la luz última
que le ha encontrado al sol.

Pero la amada (en este caso Katherine Whitmore) ha de tomar la decisión de confiar en su amor:

Y entonces tú
en su busca vendrías, a lo alto.

Y es precisamente la libertad uno de los elementos imprescindibles del amor.

Perdóname por ir así buscándote. Pedro Salinas. Libertad.
No existe el amor sin libertad.

La transformación del amor

El autor distingue dos personalidades de la amante: 1) la persona que se desconoce a sí misma y a la que se dirige el poema y 2) aquella que el amante ve y quiere, su mejor versión. Para ello utiliza el determinante en tercera persona:

En su busca vendrías a lo alto

Para acabar encontrándose con su mejor versión, con esa persona que ya era en esencia:

Y que a mi amor entonces le conteste
la nueva criatura que tú eras.

Y de esta forma, conseguir la renovación y transformación propia de un amor sano.

Perdóname por ir así buscándote. Pedro Salinas. El amor es un viaje.
El amor es un viaje en que hay que elegir muy cuidadosamente el acompañante.

Análisis detallado de Perdóname por ir así buscándote

Estructura externa

Está compuesto de 22 versos libres polimétricos donde dominan los heptasílabos y endecasílabos, que alternan con trisílabos (v. 3), tetrasílabos (v.9), eneasíbalos (v.22) y pentasílabos (v. 13 y 20).

Estructura interna

Hay tres partes. En la primera el autor se disculpa a la vez que se justifica. En la segunda, proyecta su idea del amor transformador y su objetivo. En la tercera, acaba con el deseo de establecer un diálogo con la persona amada.




Heterosílabo métrico

Pedro Salinas hace uso del heterosilabismo métrico para sugerir un tono dubitativo cuando pide disculpas. Mediante estrofas cortas como “tan torpemente, dentro de ti” que parece que van a tener continuación pero no. Son sucedidos brúscamente por encabalgamientos “porque quiero sacar de ti/ tu mejor tú”.

Uso de pronombres

El uso de los pronombres, de poemas muy “nocionales”, es una característica propia de Pedro Salinas. En este caso se trata de un diálogo entre los interlocutores. La primera, segunda y tercera persona se encuentran en el poema. El momento más claro es en el verso sexto:

de ti tu mejor tú

¿A quién fue escrito Perdóname por ir así buscándote?

Perdóname por ir así buscándote tan torpemente dentro de ti. Pedro Salinas.
¡Click aquí si quieres saber a quién fue escrito este poema y conocer la biografía de Salinas!

LG

Escribía.
Cerrar menú
Right Menu Icon